INICIO

POR LA EDUCACIÓN,

José Carlos Aranda

COLABORAN:

LOS OJOS SON EL ESPEJO DEL ALMA

Enseñémosles a interpretar las emociones desde la infancia, a nombrarlas y a gestionarlas. Eso le servirá durante toda su vida.

Los ojos, espejo del alma

 

Somos las criaturas más débiles al nacer, quizás por eso la naturaleza nos obligó a ser seres sociales. Venimos programados para generar dependencia de los demás, pero para poder actuar necesitamos saber interpretar sus intenciones. Esas intenciones se mueven a partir de las emociones. Nos relaja una expresión de cariño, pero nos asusta un expresión de ira. La primera nos mueve hacia la curiosidad y el acercamiento, la segunda hacia miedo y la huida o el ataque. Desde los cuatro meses, el niño ya es capaz de reconocer las expresiones faciales de su madre que, instintivamente, acerca el rostro a la cuna. En los ojos se concentra la mayor información. La sorpresa muestra los ojos muy abiertos, pero la ira entrecierra los ojos desde los párpados superiores. La alegría y la sonrisa, en cambio, los entrecierra desde los párpados inferiores arrugando el perfil. Cuando cruzamos y mantenemos la mirada, el niño sabe que estamos ahí, que lo cuidamos. Cuando estamos con él, pero mirando nuestro teléfono móvil o leyendo un libro, no estamos realmente con él.

Desde los seis meses el niño seguirá con la mirada la dirección de tus ojos para saber qué estás mirando, trata de saber si es o no importante. Cuando logra averiguarlo, descansa y vuelve a lo suyo.

Hoy miramos sin ver. Eduquémonos en la mirada y el mirar. Acostumbremos a nuestros hijos a mirar a la cara de quien habla, con quien se habla, pero también que sostener la mirada más de cinco segundos cuando se le está reprimiendo, por ejemplo, será interpretado como desafío y generará actitudes de rechazo y enfrentamiento, que mirar reiteradamente a una persona desconocida o que está hablando con otra persona, puede considerarse como una intromisión en su intimidad. Enseñémosles a interpretar las emociones desde la infancia, a nombrarlas y a gestionarlas. Eso le servirá durante toda su vida.

Hoy miramos sin ver. Eduquémonos en la mirada y el mirar.

José Carlos Aranda

Acerca de

 

Escuela de Familias es un proyecto inspirado en el método Inteligencia Natural diseñado por José Carlos Aranda.

A través del conocimiento (neurología, pedagogía, psicología y una buena dosis de sentido común), tratamos de comprender mejor la importancia de la familia en la educación y cómo reacciona y evoluciona el niño en cada etapa de su crecimiento para proporcionarle el ambiente y estímulos necesarios y potenciar al máximo su inteligencia natural. Pero con un objetivo: educar personas capaces de ser felices y llevar la felicidad a los demás. El principio de la educación preventiva -educarnos para educar- aplicado a las inteligencias múltiples al servicio de las familias.

 

Copyright © All Rights Reserved